Descripción del blog

Combinación de escritos e imágenes, palabras y esbozos, o, al fin y al cabo, letras y trazos. Textos variados con sus respectivos dibujos de aquello que evocan. Aquí encontraréis aproximadamente cada semana una dosis de ideas y sensaciones, un intento de transmitir nuestra visión de la realidad, o de hecho, nuestra ficción.

domingo, 9 de marzo de 2014

Ver y sentir




Seguimos con las dobles interpretaciones de los dibujos. La primera fue en la que se inspiró el dibujo, y la segunda se inspiró en él.
¿Cuál de ellas os remite más a la imagen?


"Llevo ya tanto tiempo aquí. Sé que es por tu culpa, hablaste con ellos y desde entonces estas cuatro paredes. Supongo que por eso vienes a visitarme, porque te sientes culpable. Vienes siempre los lunes, dicen que la rutina me va bien, aunque no me importaría que vinieras también los martes, o los miércoles. Me gustaría que vinieras cuando quisieras y no sólo los lunes. Nunca me hablas de esto, ni de dónde estoy. No hablas más que del pasado y de lo que fuimos. De todo lo que hicimos. Te repites con la historia del río que tanto te gusta contar. A mí no me importa, los días aquí son aburridos y es una buena historia. Ojalá pudiéramos volver allí, aunque los médicos no parece que quieran dejarme ir. Yo sé que no estoy bien, tampoco te culpo a ti, pero empiezo a cansarme de este lugar. Aunque sé que fuera todo debe ser ya diferente. He hablado con los médicos de ti, de lo bien que me van tus visitas y si sería posible que vinieras más a menudo. Ellos ponen cara de pena y dicen que eso no está en sus manos. Me preguntan de qué hablamos y si recuerdo la última vez que te vi antes de todo esto. Entonces hago un esfuerzo e intento recordar. Recuerdo gritos. Recuerdo que estaba enfadado. Tú te caías al suelo y no te movías, como si te hicieras la muerta. Yo intentaba levantarte... yo estaba manchado y tú tenías un rasguño... Yo un cuchillo... ¿La última vez que la vi doctor? Creo que ayer, lunes."


"Eran ojos profundos, ojos laguna. Ojos donde perderse sin ganas de volver. Se asomaba a su abismo y con el vértigo se dejaba caer. Se sumergía en su iris ponzoñoso, arenas movedizas, y dentro no encontraba más que lodo. Se le entorpecía avanzar, una maraña de pensamientos le impedía seguir. Sentía la pesadez dentro de la cabeza. Sentía el miedo que escondía detrás de las pupilas. Sentía los deseos que se escurrían entre lágrimas de tanto esperar.

Eran ojos libro. Ojos donde estaba escrito, en cada surco y en cada hebra de color oscuro, todo lo que habían visto. Así contaban su historia, a través del reflejo del pasado, que en lugar de pasar se había impregnado en aquellos ojos como si fueran una película fotosensible, y ahora cargaban todo aquello en cada parpadeo. Contaban una historia triste, un cuento sin moraleja.
Eran ojos que hablaban, ojos boca; ojos que escuchaban, ojos oreja; ojos que olían, ojos nariz. Eran ojos mano, pies, cabeza. Ojos corazón, que ven y sienten.

Todo eso eran y veía cada vez que se asomaba a un espejo y se miraba a esos ojos que eran suyos y le contaban tanto, y que por eso temía tanto. A los ojos y al espejo."


1 comentario:

  1. No podría decir cuál remite más a ella, porque cada texto acompasa a un dibujo. Y es que tras leerlo, sigue habiendo una sola imagen, pero contemplas dos. Las dos brutalmente buenas.

    Diría catatimia, pero lo que hacéis, es magia.

    ResponderEliminar

Posts

Seguidores

Seguir por Email