Descripción del blog

Combinación de escritos e imágenes, palabras y esbozos, o, al fin y al cabo, letras y trazos. Textos variados con sus respectivos dibujos de aquello que evocan. Aquí encontraréis aproximadamente cada semana una dosis de ideas y sensaciones, un intento de transmitir nuestra visión de la realidad, o de hecho, nuestra ficción.

Micro relatos


  1. Era de esa clase de personas a las que les encanta pasar entre las parejas por la calle.
  2. Ella había pasado página, 
    él seguía escribiendo la última.
  3. Cuando me aburro pienso en ti.
    Y me aburro mucho.
  4. Era un chico que siempre empezaba los helados de cucurucho por la punta.
  5. ¿Te imaginas lo raro que sería el mundo sin el color verde?
  6. ¿Y sabéis lo más divertido? La estatua de la libertad no sabe leer.
  7. Concentrado en avanzar, poner un pie delante del otro, no se dio cuenta de que andaba en círculos.
  8. Irse con la certeza de volver fue un viaje sin sentido. Comer y no saciarse. 
  9. Se quedó de pie pensando en lo bien que se estaría sentado.
  10. El abrigo le daba calor, pero fuera hacía frío. Así que se lo quitó para decir: Joder qué frío.
  11. Tú me diste una razón para llorar y cien para reír. Pero lloré. Y reí más.
  12. -¿Crees en el destino?
    -De hecho lo conozco.
    -¿Y cómo es?
    -Un imbécil, y además siempre llega tarde.
  13. -Me vuelves loco.
    -Menuda tontería.
    -No, enserio. Soy esquizofrénico.
  14. -¿Sabes qué diferencia hay entre tu te quiero y el mío?
    -¿Cual?
    - Que yo lo digo porque me lo creo y tú lo dices para ver si te lo crees.
  15. -No para de llover.
    -Igual es el cielo, que está triste.
    -Estoy harta de la lluvia.
    -Y yo de que estés triste.
  16. -¿Me estoy volviendo esquizofrénico?
  17. -¿Decías algo?
    - Nada, hablaba conmigo mismo.
  18. Aquella noche la Luna le pareció por primera vez una desconocida. Una extranjera en la noche. Por supuesto eso le hizo sentirse muy solo.
  19. Las historias que valen la pena contar nunca serán escritas.
  20. Siempre estaba allí, viendo los trenes pasar. Siempre pensé que esperaba a alguien, hasta que le pregunté y respondió:
    -Lo único que espero es el día en que tenga el valor a subirme a uno de esos y largarme de aquí.
  21. Era de esa clase de personas que hablaba como si quisiera cambiar el mundo.
  22. No había ninguna razón para llorar. Ni ninguna para reír, por eso lloraba.
  23. -No me gusta tu culo.
    -Eso no importa.
    -¿Por qué?
    -Porque no pienso darte nunca la espalda.
    -Eres asquerosamente cursi.
  24. Estaban a la luz de una farola, en su portal.
    -Espera, ¿en qué piso vives?
    -En un cuarto.
    Y la besó tan fuerte que cuando sus labios se separaron iban por el tercero.
  25. Siempre había querido visitar Copenhague.
    Pero la lápida pesaba demasiado.
  26. Se enteró que estaba muerto por la wikipedia. Era ya 12 de noviembre y él murió el 9.
  27. Contábamos las horas con relojes sin manecillas que no dejaban pasar el tiempo.
  28. -Nunca quise herirte.
    -Entonces nunca me quisiste.
  29. -Casi siempre escribes sobre amor.
    -Y sobre ti.
    -¿Por qué?
    -Porque es lo único que no entiendo.
  30. No se dio cuenta de que estaba triste hasta que vio las lágrimas en el espejo.
  31. Por fin aprendió que olvidar era recordar su ausencia, y no la ausencia de su recuerdo.
  32. Los niños pasaban uno a uno por el paso de cebra.
    -¿Por qué saltáis?- preguntó uno rezagado.
    -Lo negro es lava- respondieron.
    Y sin pensarlo dos veces pisó el asfalto, con decisión.
    -¡Mirad! Puedo andar sobre la lava.
  33. Era mucho mejor tener alguien en quién pensar que alguien a quien olvidar, aunque sólo era cuestión de tiempo.
  34. Mi cabeza está mal de la cabeza.
  35. No estaba hecha para él. Ni él para ella. Pero se hicieron un poco a los dos.
  36. Suena la lluvia lejos… lejos… lejos sonaba la lluvia.
  37. - No me encuentro bien. 
    - ¿Qué le sucede? 
    - Que me cuesta mucho. 
    - ¿El qué?
    - Encontrarme.
  38. Eran almas que no se querían pero al menos se compartían. Jugaban a ser felices juntas, como quien juega a la ruleta rusa, hasta que no sonaba el bang eran muy felices.
  39. Y borracho los días pasaban más rápido si eran de noche.
  40. El club de los corazones rotos siempre quedaba los domingos por la tarde, porque las mañanas las pasaban buscando trozos.
  41. Y como estaba loco le dijo:
    - Me vuelves cuerdo nena.
  42. Le estremece pensar que algún día en lugar de desearla, deseará olvidarla.
  43. Él era campeón mundial en aguantar la mirada a desconocidos por la calle. Ella quedó segunda en pasar sin mirar los escaparates de los centros comerciales. Y claro, uno mirándola a los ojos y la otra que no quería desviar la mirada a los escaparates.
  44. - Eres monógamo?
    - Del todo, sólo me quiero a mí mismo.
  45. Tras meses de excavación al fin encontraron el fósil. El último ser humano sensible.
  46. Tal vez era aquello a lo que llamaban amor en las películas americanas que miraba los domingos por la tarde pero como no sabía qué hacer con él lo acabó dejando en un rincón hasta darlo por perdido. 
  47. - ¿Quién es el último?
    - Yo.
    Y se situó justo delante suyo en la cola.
    - Perdone, estaba yo antes.
    - Pero ha dicho que es el último.
    - Sí claro, pero ahora usted es el último.
    Algo extrañado se situó al final de la cola, y como era el último cada vez que entraba alguien lo dejaba pasar. Y esperando a la muerte, fue el último en morir.
  48. - No has cambiado nada. Es una pena.
    - ¿Por qué? ¿No decías que te gustaba como era?
    - Por eso mismo, es una pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Posts

Seguidores

Seguir por Email