Descripción del blog

Combinación de escritos e imágenes, palabras y esbozos, o, al fin y al cabo, letras y trazos. Textos variados con sus respectivos dibujos de aquello que evocan. Aquí encontraréis aproximadamente cada semana una dosis de ideas y sensaciones, un intento de transmitir nuestra visión de la realidad, o de hecho, nuestra ficción.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Micro relatos 3 (ordenar a gusto del consumidor para crear su historia)

Si queréis ver más micro relatos aquí tenéis una recopilación con todos Micro relatos.

  1. Mi cabeza está mal de la cabeza.
  2. No estaba hecha para él. Ni él para ella. Pero se hicieron un poco a los dos.
  3. Suena la lluvia lejos… lejos… lejos sonaba la lluvia.
  4. - No me encuentro bien. 
    - ¿Qué le sucede? 
    - Que me cuesta mucho. 
    - ¿El qué?
    - Encontrarme.
  5. Eran almas que no se querían pero al menos se compartían. Jugaban a ser felices juntas, como quien juega a la ruleta rusa, hasta que no sonaba el bang eran muy felices.
  6. Y borracho los días pasaban más rápido si eran de noche.
  7. El club de los corazones rotos siempre quedaba los domingos por la tarde, porque las mañanas las pasaban buscando trozos.
  8. Y como estaba loco le dijo:
    - Me vuelves cuerdo nena.
  9. Le estremece pensar que algún día en lugar de desearla, deseará olvidarla.
  10. Él era campeón mundial en aguantar la mirada a desconocidos por la calle. Ella quedó segunda en pasar sin mirar los escaparates de los centros comerciales. Y claro, uno mirándola a los ojos y la otra que no quería desviar la mirada a los escaparates.
  11. - Eres monógamo?
    - Del todo, sólo me quiero a mí mismo.
  12. Tras meses de excavación al fin encontraron el fósil. El último ser humano sensible.
  13. Tal vez era aquello a lo que llamaban amor en las películas americanas que miraba los domingos por la tarde pero como no sabía qué hacer con él lo acabó dejando en un rincón hasta darlo por perdido. 
  14. - ¿Quién es el último?
    - Yo.
    Y se situó justo delante suyo en la cola.
    - Perdone, estaba yo antes.
    - Pero ha dicho que es el último.
    - Sí claro, pero ahora usted es el último.
    Algo extrañado se situó al final de la cola, y como era el último cada vez que entraba alguien lo dejaba pasar. Y esperando a la muerte, fue el último en morir.
  15. - No has cambiado nada. Es una pena.
    - ¿Por qué? ¿No decías que te gustaba como era?
    - Por eso mismo, es una pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Posts

Seguidores

Seguir por Email