Descripción del blog

Combinación de escritos e imágenes, palabras y esbozos, o, al fin y al cabo, letras y trazos. Textos variados con sus respectivos dibujos de aquello que evocan. Aquí encontraréis aproximadamente cada semana una dosis de ideas y sensaciones, un intento de transmitir nuestra visión de la realidad, o de hecho, nuestra ficción.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Micro relatos 2 (ordenar a gusto del consumidor para crear su historia)

  1. -¿Me estoy volviendo esquizofrénico?
    -¿Decías algo?
    - Nada, hablaba conmigo mismo.
  2. Aquella noche la Luna le pareció por primera vez una desconocida. Una extranjera en la noche. Por supuesto eso le hizo sentirse muy solo.
  3. Las historias que valen la pena contar nunca serán escritas.
  4. Siempre estaba allí, viendo los trenes pasar. Siempre pensé que esperaba a alguien, hasta que le pregunté y respondió:
    -Lo único que espero es el día en que tenga el valor a subirme a uno de esos y largarme de aquí.
  5. Era de esa clase de personas que hablaba como si quisiera cambiar el mundo.
  6. No había ninguna razón para llorar. Ni ninguna para reír, por eso lloraba.
  7. -No me gusta tu culo.
    -Eso no importa.
    -¿Por qué?
    -Porque no pienso darte nunca la espalda.
    -Eres asquerosamente cursi.
  8. Estaban a la luz de una farola, en su portal.
    -Espera, ¿en qué piso vives?
    -En un cuarto.
    Y la besó tan fuerte que cuando sus labios se separaron iban por el tercero.
  9. Siempre había querido visitar Copenhague.
    Pero la lápida pesaba demasiado.
  10. Se enteró que estaba muerto por la wikipedia. Era ya 12 de noviembre y él murió el 9.
  11. Contábamos las horas con relojes sin manecillas que no dejaban pasar el tiempo.
  12. -Nunca quise herirte.
    -Entonces nunca me quisiste.
  13. -Casi siempre escribes sobre amor.
    -Y sobre ti.
    -¿Por qué?
    -Porque es lo único que no entiendo.
  14. No se dio cuenta de que estaba triste hasta que vio las lágrimas en el espejo.
  15. Por fin aprendió que olvidar era recordar su ausencia, y no la ausencia de su recuerdo.
  16. Los niños pasaban uno a uno por el paso de cebra.
    -¿Por qué saltáis?- preguntó uno rezagado.
    -Lo negro es lava- respondieron.
    Y sin pensarlo dos veces pisó el asfalto, con decisión.
    -¡Mirad! Puedo andar sobre la lava.
  17. Era mucho mejor tener alguien en quién pensar que alguien a quien olvidar, aunque sólo era cuestión de tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Posts

Seguidores

Seguir por Email